Tailtiu☆*・°


"Si alguien me llama digan que no estoy.
Ando por las olas del mar,
sí, ya de noche,
por ese mar de hojas de luna,
por el sonido con que embrujé el mar,
por la lejanía en el sonido marino de la mar.
Si alguien me llama digan que estoy solo con el mar."
Vicente Huiidobro (1994) ‘Con el mar’.
— hace 5 horas con 1 nota

#venezuela  #venezuelanpoetry  #poetry 
shadow4140:

よろこび (Joy), Asako Eguchi

shadow4140:

よろこび (Joy), Asako Eguchi

— hace 5 horas con 15 notas

happymelvin:

Cocoon…
Taken in the early summer of 2014.
Redbubble - Society6 - Facebook

happymelvin:

Cocoon…

Taken in the early summer of 2014.

Redbubble - Society6 - Facebook

(vía amazingwilderness)

— hace 1 día con 266 notas

Some pics of me. :3

Some pics of me. :3

— hace 1 día

#tailtiu  #dreamy  #nofilter  #sweet  #cute 
Mirarte viva

(Sobre el amor a la naturaleza)

Bajo el prisma de los días despejados pueden verse muchas cosas, pues es cuando la vida se viste con el esplendor del astro rey y exhibe tal garbo, que impoluto parece todo aquello que existe verde y libre, como las montañas, el pasto o las copas de los árboles que se mueven sin prisa alguna, acompasadamente… como respirando, mientras las saetas de música y color van de aquí a allá, por el cielo zarco, proclamando el buen día.

¡Y la gente! Se enciende, arma alborozo, ríe fácil, camina erguida, con paso ligero y brazos en suave vaivén, más bailando que andando, sonrojo en las mejillas y vista embelesada, por cuanto le rodea en esta maravillosa fiesta es bello.

Aún si cierro los ojos puedo revivir toda esa joie de vivre una y otra vez hasta que siento ese tibio abrazo. El aroma de la tierra húmeda aparece acom-pañado por un estruendo que golpea con fuerza la ventana, obligándome a cerrar el baúl de los recuerdos. Entonces suspiro y me quedo allí, viéndote a través del cristal empapado por el aguacero que cae desde la madrugada –cuando ya son pasadas las dos de la tarde- y siento que te conozco…

Aunque sé y no sé. Eres como los vapores neblinosos que brotan del interior de las montañas en estos momentos, misterios tan lejanos que resulta incierta su condición de ensueño o remembranza.

Me gusta creer que esos hálitos que dimana la tierra son las prendas arrojadas por las sílfides y ondinas al ir saltando fuera del palacio mítico del cual proceden; maravillosos retazos de sus ligerísimas túnicas que caen como las hojas del otoño, mecidas por el rumor del viento, yendo a parar suavemente entre las piedras: íntegras o ya hechas girones, para luego demudar en el suspirar que nos acompaña junto a la ventana mientras cae esa lluvia de fina plata.

Cuando todo el paisaje parece rumorear algo, me pregunto cómo es que siempre me encuentras primero. Dibujo un círculo en el cristal y lo uso como catalejo pero pronto me fastidio y abro las puertas de par en par. Se encienden las luces aquí adentro, huele a chocolate en la cocina. Me llamas a través de esa fantástica danza borrascosa que me es tan familiar como ese verdor que me hechiza el espíritu, que arrebatado anhela irse contigo a todas partes.

¿Bailamos?

Tailtiu.

— hace 1 día

#writings  #tailtiu